30 may. 2012

OTRA FORMA DE HACER LAS COSAS



Leyendo uno de mis blogs de cabecera: Salud con cosas de @Manyez nos enteramos de que España ocupa el puesto 24 en el Ranking del Euro Health Consumer Index 2012 o Índice de Consumidores de la Sanidad Europea y podemos leer lo siguiente en su blog: 

"La sanidad española carece de transparencia y de participación de los pacientes"
"El principal motivo de los largos tiempos de espera no es la falta de recursos, sino una cuestión de actitudes y de organización."
"El hecho de que España encabece la lista en cuanto a trasplante de órganos, no compensa los muchos otros puntos débiles del tratamiento sanitario."

España suspende fundamentalmente en aspectos relacionados con el acceso, tanto al médico de primaria como al especialista, así como en tiempos de espera para procedimientos quirúrgicos y pruebas diagnósticas. También se valora negativamente que no exista un ranking de proveedores o que las organizaciones de pacientes apenas colaboren en la toma de decisiones.


Realmente no sé si los indicadores son discutibles o más o menos válidos para ocupar este lugar, pero he visto algo que por lo menos nos debe hacer  pensar sobre las formas de hacer las cosas.

Esta es una de las últimas guías publicadas por el NHS, la he encontrado  hoy haciendo una búsqueda relacionada con otro tema y me ha sorprendido por la sencillez de su redacción, breve y clara, directo al grano, como a mí me gusta


Podemos leer cosas como la siguiente:

“Las Infecciones asociadas a la asistencia sanitaria pueden ocurrir en personas sanas, especialmente si se utilizan procedimientos o dispositivos invasivos. Por ejemplo, los catéteres urinarios permanentes son la causa más común de infecciones del tracto urinario y las infecciones de torrente sanguíneo están asociadas con dispositivos de acceso vascular.
Las Infecciones asociadas a la asistencia sanitaria pueden estar causadas por una amplia gama de microorganismos,  los propios pacientes  a menudo son portadores,   se aprovechan (los microorganismo) del “camino” abierto en  el cuerpo por un procedimiento o dispositivo invasivo. Las  Infecciones asociadas a la asistencia sanitaria pueden empeorar las condiciones de salud existentes o subyacentes , retrasar la recuperación y afectar negativamente la calidad de vida.
La seguridad del paciente se ha convertido en la piedra angular de la atención y la prevención de las infecciones asociadas a la salud sigue siendo una prioridad.”

Un lenguaje claro y sencillo para ser entendido por cualquier persona que quiera leerla.

Para mí ha sido todo un descubrimiento encontrar esta guía primero porque está recién salida del horno, dos meses de su publicación,  y en segundo lugar porque se tocan muy de lleno dos aspectos de mi trabajo que me gustan muchísimo, el control de infecciones y la seguridad del paciente. En esta guía se habla directamente al paciente y a todo el personal involucrado en su cuidado, personal sanitario, familiares y cuidadores.
Otro apartado más adelante nos habla sobre los dispositivos médicos y da indicaciones de cómo se debe hacer una notificación en caso de eventos adversos con alguno de ellos. Dentro de la propia guía hay enlaces directos al sitio donde te puedes descargar la guía para hacer la notificación:

“En las normativas sobre Dispositivos Médicos se trasladan las directivas CE de dispositivos médicos a la legislación británica. Se obliga a los fabricantes para garantizar que sus dispositivos (incluidos los guantes médicos, agujas y otros dispositivos que se tratan en esta guía) sean seguros y aptos para los fines previstos; antes de ser marcados con el sello CE y de ser colocados en el mercado en cualquier Estado miembro. Existe una guía sobre el sistema de informes de incidentes adversos del MHRA disponible para realizar informes de incidentes adversos de dispositivos médicos.”

La diferencia entre las páginas de estas dos instituciones el MHRA inglés y la  Agencia del Medicamento española a la hora de contar con el usuario ,( en teoría la persona a la que va dirigida la atención o ¿no?) es asombrosa. De esto se quejaban hoy mismo en el blog Formadores en Seguridad del paciente:

"De todo ello, planteamos que el papel del paciente (y mejor si lo es de un paciente formado e informado, paciente activo, paciente experto) puede ser importante para avanzar en ello, aspecto que no siempre es tenido en cuenta".

He dedicado buena parte de mi tiempo a navegar los disintos apartados de la página de la AEMPS y en ninguno de sus enlaces he encontrado información destinada al paciente/usuario, esto es lo único que he encontrado donde hace referencia al "ciudadano" por supuesto ya ni hablamos del acceso a notificaciones sobre eventos adversos... ni tan siquiera para el profesional. Aunque algo de esto estaba dentro del Plan Estratégico 2009-2012
 
No pongo en duda la labor de la Agencia Española, al contrario adjunto un vídeo donde se pone de manifiesto su gran labor, pero ya es hora de que empecemos a tener en cuenta un poco más al verdadero actor de la Sanidad.

Como decía antes no sé si los indicadores serán los mejores, pero ante un ejemplo (uno sólo) como este aún hay alguien que se pregunte ¿por qué razón ocupamos el 24?
SERÁ QUE NOS TIENEN MANÍA



Por cierto la guía ya la he colocado enlazada en la página GUIAS Y MANUALES y de regalo algo más que encontré en la misma búsqueda: 

HIV CLINICAL RESOURCE guías para la prevención del HIV

INFECTION CONTROL GUIDELINE for the Prevention of Healthcare-Associated Pneumonia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada