9 jul. 2012

Mano lavada, salud bien guardada.

Mano lavada, salud bien guardada.(refrán castellano)

Resulta que este año conocí  a @soriano_p en #eSaludCyL allí nos desvirtualizamos. Poco después abrió su blog y su página de facebook entrando fuerte en la blogosfera, así que cuando me pidió un entrada colaborativa no pude negarme. Tema libre me dijo,  yo le comenté que podía suponer cuál era el tema de mi interés,  aquí tenéis el resultado:




En 2005 la American Society for Microbiology hizo un estudio sobre el hábito de lavarse las manos. Formularon preguntas a la gente sobre este hábito y la observaron en lavabos públicos. Los resultados fueron sorprendentes. Por ejemplo:

La gente no siempre se lava las manos después de usar el váter —el 91% de los adultos dijo que se las lavaba después de usar un váter público, pero solo lo hizo el 83%.

La gente se lava menos las manos cuando está en casa —el 83% de los encuestados dijo que se las lavaba después de usar el váter en su casa. Pero los gérmenes son gérmenes, y los váteres, váteres, estén en casa o fuera de casa.

Solamente el 32% de las personas encuestadas dijo que se lavaba las manos después de toser o estornudar. O sea que está bien taparse la boca con la mano al toser para proteger a la gente que nos rodea. Pero, si luego le alargas una pizza a un amigo tuyo sin haberte lavado las manos, de nada sirvió haberte preocupado de taparte la boca en primer lugar.

Solamente el 21% de los encuestados se lavaba las manos después de manipular dinero.

Solamente el 42% de los encuestados dijo que se lavaba las manos después de acariciar a un perro o un gato.



¿Sabía usted que algo tan sencillo como lavarse las manos con frecuencia puede salvar más vidas que cualquier vacuna o intervención médica? Es una de las formas más económicas y eficaces de prevenir enfermedades diarreicas y neumonía, las cuales causan a nivel mundial la muerte de más de 3.5 millones de niños menores de 5 años de edad.



Gérmenes como  bacterias y  virus pueden ser transmitidos de muchas maneras diferentes, especialmente con las  manos sucias pero también aunque la suciedad no se pueda apreciar a simple vista:
  1. a través de animales o comida contaminada
  2. a través de gotitas expulsadas durante la tos o un estornudo
  3. a través de superficies contaminadas (los pomos de las puertas de los lavabos son lugares donde abundan los gérmenes)
  4. a través de los flujos corporales (sudor, saliva, orina, lágrimas…) de una persona enferma

Si se recogen gérmenes de una de estas fuentes de propagación, podemos resultar  infectados sin darnos cuenta: al frotarnos los ojos, la nariz o  es muy fácil que los gérmenes desde la mano acaben dentro de la boca.
Una vez   infectados, es sólo cuestión de tiempo antes de que todas las personas a nuestro alrededor  se contagien y contraigan la misma enfermedad.
Las enfermedades, comunes como el simple catarro, y aquellas más serias como bronquiolitis, la influenza, hepatitis A, meningitis y la mayoría de los tipos de diarrea infecciosa pueden ser evitados con el simple acto de lavarse las manos.

A pesar de que la gente de todas partes del mundo se limpia las manos con agua, muy pocos usan jabón para lavárselas bien.

Cómo lavarse las manos correctamente

Lávese las manos con agua tibia. Asegúrese de que el agua no esté demasiado caliente para las manos de los más pequeñitos
Utilice jabón (no hace falta que utilice jabón anti-bacteriano, cualquier jabón es bueno) y frótese las manos vigorosamente de 20 segundos 

¡O sea que tararea el “Cumpleaños feliz” y enjabónate bien!

Asegúrese de que lava bien el área entre los dedos y debajo de las uñas donde a los gérmenes les encanta esconderse. ¡No olvide las muñecas!
Enjuáguese las manos y séquelas bien con una toalla limpia y seca.

En los lavabos públicos, considere la posibilidad de utilizar una toallita de papel para tirar de la cadena y abrir y cerrar la puerta porque las cadenas y los pomos de las puertas de los lavabos son lugares donde abundan los gérmenes. Tire la toallita a una papelera después de salir del lavabo.

Para que no se reseque o agriete la piel, utilice jabón suave y agua tibia; asimismo, en vez de restregar la toalla contra la piel, séquese con toquecitos y aplíquese abundante crema hidratante al acabar.




Si no hay agua ni jabón, use un limpiador para manos que contenga como mínimo un 60% de alcohol.  Los limpiadores de manos a base de alcohol pueden reducir rápidamente la cantidad de microbios en las manos en algunas situaciones.
Los limpiadores de mano no son eficaces si las manos están visiblemente sucias.

¿Cómo debe usar el limpiador de manos?

Aplíquese el producto en la palma de la mano.
Frótese las manos.
Frote el producto sobre todas las superficies de las manos y los dedos , de la  misma forma que lo hace durante el lavado con jabón , hasta que estén secas.

Cuándo lavarse las manos


Para disminuir la propagación de los gérmenes entre los miembros de su familia y en general con otras personas, establezca el lavado de manos con frecuencia como una regla dentro de sus rutinas diarias y especialmente:
Antes, durante y después de preparar alimentos.
Antes de comer o beber.
Antes y después de curar heridas o cortaduras.
Antes y después de visitar o cuidar amigos o familiares enfermos
Después de ir al baño.
Después de realizar tareas de limpieza .
Después de cambiar pañales a un niño o limpiarlo después de que haya ido al baño.
Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
Después de haber tocado animales (incluyendo mascotas familiares),  alimento para animales o excrementos de animales.
Después de tocar basura.
Después de estar afuera (jugando, haciendo jardinería, paseando al perro, etc.)



Si está usted en un hospital como paciente o acompañando a un familiar

Todos los años se pierden muchas vidas por la diseminación de infecciones en los hospitales. Las personas que trabajan en la atención de la salud pueden tomar medidas para evitar la diseminación de las enfermedades infecciosas. Esas medidas son parte del control de las infecciones.

Lavarse las manos correctamente es la forma más eficaz para prevenir que la propagación ocurra. Si es un paciente, no tema recordarles a sus amigos, familiares y profesionales de la salud que se laven las manos antes de acercarse a usted. 

Si usted está ayudando a un familiar enfermo recuerde seguir las instrucciones indicadas anteriormente todavía en mayor medida. De esta forma evitara la propagación de enfermedades hacia su familiar y hacia el resto de pacientes ingresados

Otras medidas que los profesionales de la salud pueden tomar incluyen:

Usar guantes, mascarillas y ropas protectoras
Tener dispuestos toallitas desechables y limpiadores de manos
Seguir las normas del hospital cuando trabaje con sangre o artículos contaminados

Recuerde que lavarse las manos correcta y frecuentemente es la clave para no contagiarse de muchas infecciones comunes.

¡No subestime la importancia de lavarse las manos!.



Pedro ha conseguido mejorarlo en su blog @_sdesalud
GRACIAS PEDROOOOOO.

1 comentario:

  1. Gracias a ti, me ha encantado colaborar contigo... he disfrutado mucho. Un abrazo enorme!! y espero que pronto nos volvamos a ver en algun evento 2.0

    ResponderEliminar