27 feb. 2013

¿Cúales son tus razones para no lavarte las manos?



(Nota mental: Cansina... que soy una cansina....)

Comentar dos artículos que esta semana han llamado mi atención.

El primero es este:  

Health care workers causing large nosocomial outbreaks: a systematic review

Se trata de una revisión sistemática de las tasas de infección nosocomial  en disitntas áreas y los diferentes patógenos  que las ocasionan en relación a diferentes perfiles profesionales. A peasar de que los autores reconocen la enorme variabilidad y las limitaciones de este trabajo, os invito a leerlo, es muy interesante.


Una de las conclusiones que más sorprende es que la tasa de infección disminuía casi significativamente (p=0.57) en aquellos pacientes tratados por profesionales sanitarios que conocían ser portadores de algún tipo de microorganismo. En un primer momento piensas que puede haber un error en los datos, pero no es así. La razón es bien sencilla:

Todos los profesionales sanitarios que son "portadores" realizan mejor las medidas estandar de protección, para proteger al paciente de una posible infección. Esto es lo que hace que se obtengan mejores resultados.

El otro artículo es post en el blog de la Joint Commission , sobre el fracaso del lavado de manos a nivel mundial. Tenemos mucho más en común de lo que nos parece y las razones del fracaso de los esfuerzos de la higiene de manos son casi idénticas en todo el mundo. Entre ellas las tres más comunes son:

1. El uso inapropiado de los guantes
2. Frecuentes entradas o salidas en el entorno del paciente  
3. Tener las manos llenas u ocupadas

Ante los requerimientos planteados por la estrategia de SACyL

Plan en Gestión de la Calidad y Seguridad del Paciente

Hoy  volvíamos a hacernos el planteamiento de una nueva campaña de lavado de manos, a pesar de conocer el escaso impacto y  las bajas tasas de adherencia conseguidas con estas campañas, a pesar de conocer la reputación de guardianas que conseguimos, a pesar de tener la sensación de predicar en desierto, vamos a ponernos manos a la obra una vez más.

 Comentando este nuevo reto con mi compañera, recién llegada de una unidad de hospitalización con bastante movimiento, con un sentido crítico importante y muy excéptica sobre el éxito de estas medidas, porque conoce de primera mano la forma  de trabajar en estas unidades, nos planteábamos qué podíamos hacer que no se hubiera hecho ya. Ella me comentó:

"Mira una charla de formación no resulta, la gente está cansada de que nos cuenten una y otra vez el mismo rollo. Yo me pierdo en una charla más de media hora, llega un momento en que desconecto...y dejo de seguirla.
Todos sabemos cómo y cuando tenemos que lavarnos las manos y pocas veces lo hacemos. Yo misma soy consciente de que no lo hago tanto como debería. 
De los médicos, los que siempre, siempre, siempre se lavan son los infectólogos. Ellos son conscientes del riesgo que corren ellos mismos y de la transmisión cruzada en el paciente, pero nosotros no somos conscientes... aunque lo sepamos ...se nos olvida. No vemos el riesgo
"Esa es la clave contesté.. y le comenté el primer artículo de este post..

Y TÚ, SI YA CONOCES LOS DATOS...
¿QUÉ RAZÓN TIENES PARA NO LAVARTE LAS MANOS?

Nos ayudaría mucho crear debate y recoger ideas para la nueva campaña... ¿Cuáles son tus razones?




10 comentarios:

  1. Hola Carmen; me paso por aquí para aclararte el comentario del tuit que es (fue) real como la vida misma en mis tiempos en el "lado oscuro"... "!Falta la crema hidratante¡"

    Y es que much@s compañer@s se justifican en la 'agresión' que el uso contínuo de las SHA es para la propia piel... y ya puedes ofrecer cientos de alternativas que no hay una que 'cumpla'.

    El tema radica a mi entender en introducir en las rutinas de trabajo individuales la realización del lavado en los momentos oportunos, no en incidir en los motivos o en la necesidad de hacerlo... impulsar un cambio de hábitos lleva tiempo y CONSTANCIA... entre profesionales con alta cualificación, además, están las formas.

    Conozco magníficos profesionales cuyas charlas son HUIDAS porque se imparten desde un aire de superioridad... y cuya presencia es sinónimo de "bronca" porque no se sabe llegar a l@s compañer@s en pie de igualdad... si cada acción de observación se acompaña de una 'bronca' no se avanza.

    En fin, difícil pero necesario camino y esfuerzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy una obsesiva del lavado de manos...no paro. Y llevo en mi bolsillo un tubo pequeño de crema hidratante que me traigo de mi casa, así que ya no hay excusas

      Eliminar
  2. Bueno Salva, gracias de nuevo. Creo que orientas bien el post. Se trata de introducirlo como una rutina más, dentro de cada acción. Es más yo iría más lejos, ahora que hablamos de aprender hábitos en la escuela, trataría de incidir más sobre el lavado de manos desde la escuela y en casa, para después en los estudios de enfermería machacar de una forma seria.
    Trato de huir de la psotura de nariz levantada cuando hablo de algo, porque siempre parto de la psotura de que yo también me equivoco y puedo hacer las cosas mal. (Soy humana, no divina como ya me has oído más veces) y más que con la bronca he visto que todos parendemos mucho mejor con la formación, la orientación y el ejemplo. Con el post trtaba de hacer reflexionar, hacer la pregunta al revés para hacer pensar a la gente, que el lema del lavado de manos fuese al reves:

    SI SABES QUE SE PUEDEN SALVAR VIDAS,
    ¿POR QUÉ NO TE LAVAS LAS MANOS?

    Muchas gracias de nuevo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Eso es Ines, integrarlo en nuestras rutinas y buscar los recursos para minimizar el impacto agresivo que pueda tener.
    Muchas gracias por comentar.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. En respuesta a la pregunta:
    Cuando era asistencial, me llegaba a salir sangre de la agresividad de los jabones, me dolían las manos al secarlas del papel tan agresivo...entonces me compraba algún gel que me fuera bien. Pero me lavaba las manos, con charla o sin ella, supongo que es cuestión de responsabilidad con los demás.
    Perooooo
    Ahora NO me lavo las manos en todo el día ¿porqué? no lo sé, tendría que desplazarme de Unidad en Unidad de cuarto de baño en cuarto de baño y no, no, me apetece, uno acupado, el otro. Y ahora debiera hacerlo por mi, y no lo hago.

    Creo que tendremos que BUSCAR ESTRATEGIAS entre la responsabilidad personal y el conocimiento de porqué hay que hacerlo, por los pacientes y por nosotras.
    Gracias por el debate, Carmen, la participación puede que nos haga encontrar las claves.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Rosa, y si las buscamos desde la antropología? Algo cultural, hemos comprobado sí hay mayor adherencia según la religión/cultura del profesional? Leí hace poco un artículo que si logro recuperar pondré el enlace. Una médico norteamericana que ahora trataba de investigar desde la antropología, me pareció una perspectiva muy interesante. Gracias por comentar, un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Higiene de manos, uso de guantes,adquirir o interiorizar rutina...
    Creo que no nos higienizamos la manos porque no las sentimos sucias...Y es que en casa nos enseñaron a lavarnos las manos SOLO cuando estaban sucias y eso SI que lo tenemos interiorizado. No vemos la suciedad (los gérmenes) no nos lavamos. Y es que lo aprendido en la infancia es difícil de modificar con la formación (dije difícil no imposible :-)
    Sucede algo parecido con los guantes. Hace poco escuché un razonamiento que me ha hecho modificar mi opinión sobre esta cuestión...y es que nos calzamos los guantes por miedo y los miedos son muy dificiles de superar con razonamientos.
    Creo que debemos abordar emociones y miedos para adquirir nuevos hábitos. Es lo que tiene ser humanos, no todo es Razón...

    ResponderEliminar
  7. Hola Belén, gracias por pasarte por aquí a dejar tu opinión. Has respondido lo mismo que mi compañera y lo mismo que yo pienso sobre razones culturales o que trascienden más allá de los conocimientos o formación que tengamos al respecto. Modificar comportamientos. Por eso era la pregunta, creo que habéis captado la esencia. Nos da miedo reconocer que no nos lavamos las manos porque no es lo correcto, pero esta es la realidad, por múltiples razones, las estadísticas están ahí. Muchas gracias por dejar tu opinión, me ha gustado lo de los iedos difíciles de superar con razonamientos. Pero fíjate, ahora que dices de los guantes, todo lo que hace una persona con los guantes puestos,lleva las manos a sitios que sin ellos no lo harías sin haberlas lavado antes. Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  8. Hola Carmen, además de difundir la necesidad entre los profesionales de lavado de manos y uso de guantes correcto, habría que mentalizar más a los alumnos, futuros enfermeros, sobre la grandísima necesidad de proteger; desde los inicios de la carrera habría que crear "cultura" de lavado de manos e integrarlo en la vida del alumno de cara a la profesión.
    Por lo general (y como perfil comunitario que dispongo, aunque ahora no ejerza como tal) habría que divulgar sobre esta necesidad a toda la comunidad (no solo en campañas de gripe A), y difundir en TV, colegios...sobre el correcto lavado de manos "antes y después"
    Y desde luego, la disposición en las unidades de jabones poco irritantes (sin perfumes), papel para secado (menos áspero) y algún dispensador de hidratante...ayuda a que el lavado de manos se realice todavía con más frecuencia y rigor.
    Felicitarte por tu blog para mantenernos informados de tu sabiduría y experiencia y lo mejor...crear foro de debate.

    ResponderEliminar
  9. Hola Nuria, gracias por tu aportación y tus comentarios. Me agrada qeu te resulte útil el blog, con esa intención se mantiene. Desde luego que estoy de acuerdo contigo, debemos empezar desde la escuela para introducir los hábitos en la comunidad. En nuestra cultura a la persona limpia se le tilda de "escrupulosa", no estamos demasiado acostumbrados a mantener pulcritud en muchos entornos. Sólo tenemos que mirar un poco alrededor, incluso en algunos establecimientos ... seguro que tenemos en mente alguno o unos cuantos. Creo que esto es lo que debe cambiar, en todos los ámbitos. Integrarlo en nuestro día a día, ésa sería una buena solución. Por supuesto que acompañado de otras medidas, junto con las soluciones hidroalcohólicas accesibles, todas las que tú has mencionado. Un abrazo.

    ResponderEliminar