31 oct. 2011

GESTION DE LO COTIDIANO





A la hora de publicar me muevo un poco por los acontecimientos de mi día a día y han venido a darse dos acontecimientos  en esta semana, que me vienen que ni pintados para contaros algo.
Uno de ellos ha sido las “extrañas desapariciones de instrumental de curas en planta”, no, no es que de hoy para mañana se hayan esfumado todas las pinzas, quita-grapas, estiletes y similares.... es algo que  viene sucediendo poco a poco y que como no se repara en ello nos encontramos un día que no quedan pinzas para curar,  con el consiguiente enfado/ca**eo del personal implicado. 
Este problema solucionado en gran medida en muchos quirófanos gracias a la Trazabilidad,  en las plantas todavía está por resolver. Ahora viene el momento en el que buscamos culpables y, mira por donde en el objetivo siempre aparece la central de Esterilización, como si fuese el Triángulo de las Bermudas.... os aseguro que en la ultima reforma de mi hospital donde se cambió la ubicación de la Central estuve expectante a la retirada de todas las máquinas pensando encontrarne un arsenal de pinzas debajo de ellas (como si nos fuéramos a encontrar debajo de la lavadora todos los calcetines perdidos.....o debajo de la mesilla los pendientes desemparejados... algo así) por supuesto allí no había nada.
Bien, la cosa esta vez hizo que me pusiera un poco más seria porque el tema ya era machacón.
Nuestra forma de trabajar es la siguiente:nos entregan el material de curas de planta junto con un vale donde viene indicado la cantidad de material  y la firma de la persona que lo entrega, en la central la persona encargada de su procesado cuenta y pone el número de pinzas en el paquete que devolvemos y firma en el mismo vale y en un tercer espacio debe firmar la persona que recoge el material estéril en la planta. Si las pinzas entregadas son las mismas que las que se recogen en la unidad, ¿Dónde se pierde entonces el instrumental de curas? Evidentemente si en Esterilización no es... habrá que buscar en otro lugar.
 Bueno esto que dicho así parece una obviedad y algo que no debería ocuparnos más tiempo, resulta que no es así y comentando la semana anterior con mi amiga @Moni_ventoso  me confirmaba que sucedía lo mismo en su hospital.
Otro problema similar es el de la ropa hospitalaria y viene a suceder algo parecido, da lo mismo la ropa de cambio de camas, que los pijamas para quirófano, que la ropa para los equipos de quirófano en aquellos lugares donde aún se preparan con textil,  la pregunta es ¿dónde va todo el material que desaparece en los hospitales? Imagino que por vuestra cabeza rondan múltiples opciones:
  1. A la basura .- sobre todo en aquellos sitios donde cada vez se utiliza más el material desechable, mezclado con éste, o por equivocación con  el color de la bolsa a la hora de gestionar residuos... etc.
  2. A otra unidad u hospital que ha ido en préstamo y que una vez allí se guarda como oro en paño por si acaso el Tsunami... o por si lo necesitan en otro momento olvidando que ya le está haciendo falta a quien se la prestó.
  3. A manos ajenas.... esto difícil de demostrar pero... hay casos , además siempre faltan las pinzas más nuevas las viejas siempre están circulando...casualidad???

De cualquier forma, el problema en el fondo es otro más grave y es que esta nimiedad genera un problema todos y cada uno de los días de cada año desde hace mucho mucho tiempo y es el momento a día de hoy  en el que no se le ha puesto solución y no tiene visos de solucionarse.
¿Por qué no se soluciona? Desde mi punto de vista es la poca importancia que se le da a estos asuntos, unas pinzas de disección de menos no son nada frente a otros problemas que cada día nos agobian ( una cirugía urgente, la escasez de personal, la gravedad de un paciente..) Esto es cierto, pero cuando en Seguridad  del Paciente hablamos del IPR (índice de prioridad de riesgo) uno de los factores que eleva este indicador es la frecuencia con la que se presenta el evento y lo que vemos más a menudo es que lo pequeños errores de a diario son los que ocasionan el mayor IPR,  por otra parte serían los de más fácil solución si se abordan seriamente. El asunto es que no se abordan por considerarlos una nimiedad.
Si traducimos esto a la gestión vendría a ser lo mismo, ¿gestionar el material de curas? ¿Que es esto frente a la última tecnología ultra-mega-super-guay que estoy pensando adquirir y me va a permitir hacerme una foto junto al consejero/ministro?...no me vengas a hablar de las sábanas que faltan para hacer camas o de los pijamas para entrar a quirófano ahora. 

Gestionar lo cotidiano se convierte en algo gris y aburrido, con visiones de corto plazo respecto otras decisiones más “relevantes”.

 Algo similar viene a decir El libro de la gestión Municipal por Pedro Asensio Romero en su pág 76 nos habla de: Gestionar lo cotidiano, allí donde pone gestión municipal podemos traducir por gestión de un hospital y Bingo tenemos la clave:
... “los líderes locales también han de solucionar el día a día, lo rutinario, lo de siempre, en definitiva, están condenados a gestionar lo cotidiano. La actitud que adoptemos en el ejercicio de nuestras funciones directivas, debe ir más allá de la capacidad de la reacción (solucionar lo que sucede) o de la previsión (averiguar lo que va a suceder), para centrarnos en la planificación , es decir, tratar de influir sobre lo que va a suceder para que los resultados sean más favorables...
...En la práctica sabemos que en los ayuntamientos (léase hospitales) predomina el modelo incremental , caracterizado por una actitud reactiva, orientada a la solución de problemas a corto plazo, un proceso desarticulado, aunque no necesariamente disfuncional, y donde se convive con un fenómeno que Lindblom bautizó como Muddling Through ... algo así como salir del paso sin saber muy bien como.. o lo que viene a ser los árboles (el día a día los problemas a corto plazo) no nos dejan ver el bosque ( visión estratégica a largo plazo). Para Natera esta situación nos genera problemas y conflictos a largo plazo por su orientación reactiva y por su mayor preocupación por las partes en detrimento del todo"

Ahora en momentos de crisis, cuando escasean los recursos para los proyectos “relevantes” es el momento ideal de abordar todos estos “pequeños problemas” que al final se convierten en los más incómodos. Aquí os dejo una serie de recursos , una página muy interesante para "Líderes emergentes de la salud" EHL






6 comentarios:

  1. Hola; más vale tarde que nunca?

    Una entrada de las que necesitamos; a pie de realidad.

    Aquí pasa lo mismo y tenemos el mismo sistema de registro de entrega y recogida de material en esterilización... lo de la ropa es peor porque hay una 4º opción: El zulo (por si no me sirven, por si necesito, por si por si...) Por no hablar del deterioro innecesario de ropa (cortar camisones para sacarlos de manera sistemática, cortar sábanas para tapar mesas y repisas...).

    Hablando en términos poeticos se dice que la playa son granitos de arena... pues eso; pérdidas acumuladas que dañan nuestros recursos y parte de la culpa la tenemos nosotros porque se sigue pensando que existen recursos ilimitados; parte es de la administración pues la contabilidad administrativa no permite preveer adecuadamente esas pérdidas y otra parte es de la mentalidad política que se tiene de la sanidad en la que se trata de hacer "inversiones" que hagan titulares bonitos, si en el panfleto de turno de tu pueblo sale que el hospital gasta 10000€ en sábanas y en el de al lado 6000€ en un ecógrafo la mayoría de la ciudadanía piensa que el hospital del otro pueblo ofrece un mejor servicio... hasta que les toca ir a hacerse la eco y los tapan con una sábana roída (cuando queda con qué taparlos, claro).

    Gestionar y apagar estos fueguitos es la "labor de la hormiguita" que parece que no se ve; pero cuando falla....

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con el problema de la gestión sanitaria politizada, pero en cualquier caso, qué recursos de gestión tienen los líderes en la salud pública?
    Cómo conseguir que estas pequeñas cosas funcionen?, como llegar al "just in time", como mejorar la eficiencia, cómo hacer que los demás hagan, si al final seguimos teniendo "café para todos?"
    De todos modos, comentaba en quironautas, que algunos casos son más de negligencia o boicot que otra cosa.
    Mientras de igual hacer las cosas bien que mal, preocuparse por las cosas que no, ninguna herramienta de gestión servirá para mejorar "aquellas pequeñas cosas"...
    En cualquier caso, esas pérdidas, deberían ser estimadas correctamente, y presentando cifras contundentes, ningún gestor nos va a negar la mayor, tanto a nivel económico como de seguridad.
    Esto ya lo hablamos antes con Salva, y es la necesidad de concienciarnos todos de lo que cuesta cada cosa que utilizamos, perdemos,hacemos... porque si no se dan situaciones muy extrañas en las que se reutilizan las cosas baratas y se desechan cosas muy caras.

    ResponderEliminar
  3. Hola, gracias a los dos por vuestra intervención siempre aportando. Esta es la realidad, hoy de nuevo planteábamos el debate en la comida familiar de los domingos con otro tema similar, trasladado a cualquier economía incluso a la doméstica, la importacncia de gestionar las pequeñas cosas repetidas en el tiempo a veces es incluso más importante que la gestión de aquellos gastos grandes para los que ya prevees. Habitualmente por cotidiano, por rutinario por insignificante no le damos la importancia debida y muchas vecesnos llevamos sorpresas. Muchas gracias a los dos y un abrazo fuerte que pronto nos daremos en persona.

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes!
    Esto qe contais es muy interesante porque creo que ocurre de una u otra manera en todos los centros o unidades. El caso es que a mi me parece curioso lo derrochones que somos en unos aspectos y lo extremadamente ahorradores que somos en otros (y si no, haced memoria de todas las ocasiones en las que con un pedazo de esparadrapo se ha salido de un maltrago). Practicas como guardar el material fungible no utilizado (o lavarlo) para un futuro, guardar los culines de los viales, los cachitos de las pastillas etec... son costumbres muy arraigadas. Y a la vez, como bien decis, arrancamos un camison por no manipular un suero, o tiramos un porta por no separarlo de la basura...
    Cositas que pasan. ¿Por que pasan? ¿Prisa? Costumbre? ni idea. Esto ya es de nota.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Azucena, gracias por comentar.De esto que comentas somos muy buenos catalizadores las centrales de Esterilización, ni te imaginas las cosas que nos mandan esterilizar "por no tirarlas", sale más caro el envasado y el ciclo que el propio material a re-esterilizar y por otro lado lo que comentas no se pone cuidado en cosas que realmente son más caras o entorpecen el día a día. Un besazo.

    ResponderEliminar